La carta

La mejor medicina es la buena comida